Reglamento para teletrabajo exige capacitación cada dos años y visitas para evitar accidentes

Empleador debe verificar implicancias que puede tener el aislamiento, trabajo repetitivo, falta de relaciones interpersonales y objetivos, entre otros.

Con julio, se oficializó en Chile la Ley que regula el teletrabajo, hoy forzosamente de moda en medio de la pandemia. Y el viernes quedó claro un punto tanto o más importante para su funcionamiento: el reglamento referido a la seguridad de quienes cumplen sus funciones desde casa.

De entrada, establece a los empleadores un plazo de 90 días para poner en práctica una serie de nuevas exigencias para proteger a los trabajadores que se desempeñen en lugares ajenos a la empresa.

Esto, en el entendido que está obligado a proteger la vida y salud de los trabajadores que prestan servicios en modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo.

Según el reglamento, en los lugares en que deba ejecutarse el trabajo a distancia, el trabajador no podrá, por requerimiento de sus funciones ‘manipular, procesar, almacenar ni ejecutar labores que impliquen la exposición de éste, su familia o de terceros a sustancias peligrosas o altamente cancerígenas, tóxicas, explosivas, radioactivas, combustibles u otras’.

En línea con esto, el empleador deberá elaborar una matriz de identificación de peligros y evaluación de riesgos, la que deberá ser revisada anualmente.

En el caso de los trabajadores que presten servicios en lugares elegidos libremente por ellos, el empleador deberá informar los riesgos inherentes a la labor.

Otra exigencia es que el organismo administrador del seguro de accidentes del trabajo deberá poner a disposición del empleador un instrumento de autoevaluación de los riesgos laborales a los que están expuestos los trabajadores a distancia, el que debe ser respondido por ellos.

El abogado Marcelo Albornoz explica que se deberá considerar los riesgos propios de las labores, incluido los psicosociales.

Dentro de estos últimos se cuentan el aislamiento, trabajo repetitivo, falta de relaciones interpersonales adecuadas con otros trabajadores, indeterminación de objetivos, inobservancia de los tiempos de conexión o del derecho a desconexión.

Además, el empleador deberá contar con un programa de trabajo, en el que considere como mínimo medidas preventivas y correctivas; plazo de ejecución; obligaciones.

El cumplimiento del programa se evaluará anualmente.

Capacitación, otra exigencia

El reglamento también estipula la obligación de capacitar a los trabajadores al inicio de las labores y luego cada dos años. El curso -presencial o a distancia- tendrá una duración de 8 horas y deberá considerar los siguientes temas: factores de riesgos presentes en el lugar de trabajo; efectos a la salud de la exposición a factores de riesgo y medidas preventivas.

El empleador, además, deberá incorporar en el Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad la prohibición de ejecutar labores bajo los efectos del alcohol o drogas. Se deberá considerar las obligaciones del trabajador y el procedimiento para que el empleador o el organismo administrador del seguro de accidentes del trabajo visite el lugar de trabajo. Sin embargo, según advierte Albornoz, la visita del lugar de trabajo siempre debe contar con la autorización del trabajador.

‘La nueva versión del Reglamento obliga a la empresa a hacer una evaluación anual del programa y de su eficacia, es decir, verificar el impacto real de las acciones, lo que importa una mayor exigencia y responsabilidad legal’, expone el también exsubsecretario del Trabajo sobre la materia.

Fuente: El diario Financiero, 09 Julio, 2020

Todos los derechos reservados a inmune.cl